Tipos de alojamiento para mi Web, ¿Cual debo elegir?

Plan estrategico empresa
Cómo elaborar un plan estratégico II
18/11/2013
Tendencias de diseño en e-commerce
25/11/2013
Mostrar todo

Tipos de alojamiento para mi Web, ¿Cual debo elegir?

Server room interior

Una de las cosas que nos planteamos a la hora de montar nuestra web, desde una tienda online a un blog personal, es elegir el proveedor y el tipo de alojamiento (Hosting, en inglés) que vamos a contratar. Si éste es tu caso, seguramente te interese esta mini-guía de elección de alojamiento para tu web.

La primera cosa que percibimos es que el exceso de información y la gran variedad de posibilidades hacen que el usuario medio se sienta bastante perdido en este aspecto, y por ello muy vulnerable a las técnicas marketinianas que normalmente se usan en este mundillo. Así que lo primero es aclarar un par de conceptos básicos que deberíamos tener en cuenta:

  • ¿Que uso le voy a dar a mi web? Si tu web únicamente va a ser informativa, un blog personal, o una web corporativa básica que muestra la información sobre que haces, donde estás, etc. probablemente con un Alojamiento compartido básico tengas más que de sobra. Si en cambio, quieres montar una tienda online líder en tu segmento, o tu modelo de negocio se basa en la propia web (usuarios, monetización, publicidad, etc) entonces deberás tener más cuidado en elegir un alojamiento que vaya a cumplir sufcientemente con tus necesidades.
  • Nadie ofrece ‘más por menos’. Estamos acostumbrados a oir todo el día anuncios tipo 3×2, o tantos meses gratis. Pero lo cierto es que en el negocio del hosting las reglas del juego están bastante definidas, y casi todos los jugadores hacen básicamente lo mismo. Los precios de los servidores, energía, etc, son casí iguales para todos, y si algunos son más baratos que otros son simplemente por que no ofrecen lo mismo. Pueden variar los precios en un 10-20% a igualdad de servicio, pero nunca vamos a conseguir un alojamiento el doble de bueno por la mitad de precio. Por ejemplo, en los hosting compartidos nuestra web está en el mismo ‘ordenador’ físico que otros tantos cientos de clientes iguales que nosotros. Lógicamente, cuanto más barato es el plan, más vecinos tenemos, y más lento irá el servidor. Resumiendo, xGB de almacenamiento o de transferencia mensual no sirven para nada si luego la velocidad de conexión es mala, o el tiempo que se tarda procesar la respuesta a nuestros usuarios se sube por las nubes debido a que con tantas web el servidor no da para más.

1. Alojamiento gratuito

Si, lo has oído bien, hay algunos proveedores que ofrecen a sus clientes un alojamiento totalmente gratuito. Pero, si nadie da duros a pesetas, ¿cual es el truco? Realmente lo que sucede con este tipo de alojamientos, es que tratan de captar a sus clientes mediante un modelo Freemium-Premium, es decir, que primero ofrecen el servicio más básico de manera totalmente gratuita, y cuando ya te tienen ‘enganchado’, y necesitas más funcionalidades, espacio, ancho de banda, etc, debes pagar una cuota mensual como en todos los demás. Igualmente, deberás soportar publicidad y algunos otros elementos normalmente no deseados en tu sitio web hasta que te pases a ‘Premium’.

Por supuesto, este tipo de alojamiento tiene sus ventajas (obviamente, que es gratis), y puede ser conveniente en muchos casos, siempre y cuando tengamos claras las limitaciones que podrían surgir más adelante. Por ejemplo, si queremos crear una web sencilla, para colgar las fotos de una boda, crear un blog personal, o simplemente aprender a hacer una web, esta podría ser la elección correcta. En el caso de que nuestro proyecto sea algo profesional, como una tienda online o web corporativa, aconsejamos ir a por otro tipo de alojamiento.

También hay que tener en cuenta, que si pensamos empezar con un proveedor gratuito y usamos el editor que nos ofrecen como ‘la quinta esencia’ podemos encontrarnos con el problema añadido de tener que realizar la web de nuevo al cambiar de alojamiento, ya que la web está realizada con el formato propio del proveedor, y no es un ‘paquete’ que podamos descargar y subir al nuevo proveedor. Lo que pasa en las vegas, se queda en las vegas. Por lo demás, el funcionamiento es parecido a un hosting compartido, tanto si eres Freemium o Premium.

El más conocido de estos servicios es Wix

2. Alojamiento compartido

Esta opción es la más extendida de todas, por ser la más económica. Podría decirse que el 90% de las webs (que no el tráfico) están en un plan de este tipo. Lo habitual es que el precio ronde de los 2 a 15 euros mensuales. La manera de funcionar es la siguiente: En vez de usar un servidor para cada cliente, lo que se hace es que muchos usuarios compartan el mismo servidor, todos ellos gestionados mediante una aplicación diseñada a tal fin. La aplicación suele ser CPanel o Plesk, aunque depende del proveedor. La gran ventaja es que al compartir entre cientos de clientes el mismo servidor, cada uno paga una cuota muy pequeña, pero la gran contrapartida es que si el número de clientes por cada servidor es excesivo, los recursos del mismo se agotan y experimentaremos lentitud en la carga de nuestra web, caídas temporales del servicio y en el peor de los casos, pérdida de datos o infecciones de malware por culpa de clientes indeseados que estén en nuestro mismo servidor.

Vamos a explicar un poco las principales características y la importancia que tienen:

  • Espacio en disco. Es el espacio que tenemos asignado en el servidor para subir nuestra web. Normalmente se ofrece mucho, ya que la mayoría de los clientes no llegarán a usarlo. La mayoría de las webs no necesitan más de 5GB. Este es el parámetro que más se suele respetar al cliente.
  • Tráfico mensual. Cuidado con este tema. La mayoría de los proveedores te dirán que ilimitado, pero en la práctica, seguramente te llamarán la atención o te sacarán a relucir la letra pequeña.
  • Base de Datos. Necesaria, si piensas instalar un CMS tipo WordPress, Joomla, Prestashop, Magento, etc.
  • IP en españa. Aunque es un tema controvertido, se dice que si el lugar donde está físicamente el servidor está en España, se beneficia el posicionamiento SEO en caso de que te orientes al público español. Muchos proveedores muy conocidos en España, tienen sus servidores fuera, principalmente por ahorro de costes.
  • Dominios. Junto al alojamiento, normalmente se suele dar al cliente la opción de registrar un dominio, es decir, de elegir el nombre de nuestra web, por ejemplo sugerendo.com. Los planes superiores ‘regalan’ hasta 4 o 5 dominios adicionales, por lo que podríamos tener varias web con diferentes dominios en el mismo plan de hosting.

Muchas veces se ofrece un editor web para no tener que programar, al igual que en el hosting gratuito, con las mismas consecuencias negativas en caso de querer migrar en el futuro a otro proveedor, pero con la ventaja de poder editar nuestra web sin conocimientos avanzados.

Existe una variedad enorme de proveedores que ofrecen este servicio, os dejamos algunos:

3. VPS (Servidor privado virtual)

Los VPS o Virtual Private Server, son un servicio que consiste en poner a disposición del cliente un servidor completo y exclusivo que podrá manejar a su antojo, aunque no se trata de una máquina física, sino una máquina conocida como Virtual. Una máquina virtual es un software que emula un ordenador real, y puede trabajar como si lo fuera. En cada servidor real funcionan varias de estas máquinas virtuales, con la ventaja de compartir el coste del servidor entre todas ellas. Es un paso intermedio entre un hosting compartido y el tener nuestro propio servidor físico, o servidor dedicado.

De nuevo, a mejores características técnicas, más nos costará el plan mensual, aunque en este caso ya tendremos que tener en cuenta otros parámetros, como es la memoria RAM de la que dispondrá nuestra máquina, o la velocidad de la CPU, puesto que ya estamos hablando de nuestro propio ‘PC’, aunque sea virtual. Recomendamos empezar por el escalon más bajo, ya que si se nos queda corto siempre podemos cambiar de plan y subir los recursos de nuestra máquina.

Al ser una solución más profesional, este es el plan recomendado para tiendas virtuales de pequeñas y medianas empresas que quieran tomárselo en serio. Con un VPS obtendremos nuestra propia dirección IP, estaremos más aislados de posibles vecinos incómodos que puedan ocasionarnos problemas y tendremos un control absoluto sobre la configuración de la máquina.  Igualmente, si tu idea de negocio se basa en tu web (portales, comparadores, foros, buscadores, etc) y has pasado de la fase de testeo, necesitarás al menos un VPS para que funcione correctamente con muchos usuarios. No existe una regla de oro para saber cuando pasarse a un VPS, pero si tu web no carga rápido da por seguro que no podrás estar entre los primeros.

La contrapartida es que normalmente este tipo de servicio requiere de un conocimiento técnico más elevado, aunque la mayoría de proveedores ofrecen contratar tu VPS con o sin asistencia técnica para ayudarte a hacer estos trabajos. La buena noticia es que si necesitas un VPS, es que tu negocio online ya debería estar generando suficientes ingresos para pagar un VPS y a un profesional que te lo configure correctamente. Los planes los puedes encontrar desde 10-15€ al mes.

4. Servidor dedicado

El siguiente escalón. Si nuestra web ha crecido lo suficiente, es posible que necesitemos un servidor para nosotros solos. A partir de 50 euros aproximadamente podremos disponer de uno. El funcionamiento es igual que el de los VPS, sólo que la máquina física que el proveedor pone a nuestra disposición sólo nos pertenece a nosotros. Este servicio lo suelen usar empresas grandes, que necesitan de un rendimiento elevado por contar con gran número de usuarios, o tiendas/foros/blogs con muchas visitas de manera constante. Podeis encontrar servidores dedicados en 1And1, Interserver o GoDaddy.com

5. Cloud Hosting

Esta opción, relativamente reciente, es una evolución del alojamiento tradicional. El Cloud Hosting hace uso de su flexibilidad para optimizar los costes, asignando recursos a unos u otros clientes según les haga falta.  Este tipo de hosting es controlado por un software capaz de mover, ampliar o reducir recursos en tiempo real a medida que nuestra web lo requiere. De este modo, el proveedor nos cobrará únicamente por los recursos consumidos, y no una cuota fija al mes.

El cloud hosting nos conviene si tenemos una web con picos de carga de trabajo en momentos puntuales, por ejemplo si sabemos que la gente sólo acude a determinadas horas, o en ciertas fechas o días del mes en los que hacemos algún tipo de oferta especial, etc. Por ejemplo, una web de apuestas tiene más tráfico los días previos a un partido que el resto.

Al final, casi todos los sitios web tienen picos de carga, por lo que el truco es saber si la diferencia entre el tiempo de ‘ocio’ y de trabajo es suficientemente grande como para que merezca la pena meterse en un Cloud (las tarifas de acceso suelen ser más caras que en otros tipos de alojamiento).

6. Alojamiento especializado

En el caso de que tengamos muy claro el tipo de web o la aplicación que queremos usar (Prestashop, Magento, WordPress, etc) es posible que nos resulte más cómodo usar un alojamiento diseñado específicamente para este uso.

Igualmente, podemos crear de manera sencilla una tienda online con alguno de los siguiente proveedores especializados en este tipo de producto para usuarios con bajos conocimientos técnicos:

  • Shopify Nos dan 14 días de prueba antes de tener que pagar.
  • 1And1 Prueba de 30 días, después a partir de 7,49€ al mes.
  • GoDaddy.com El proveedor americano más conocido.

El nivel de servicio en este tipo de hosting es comparable a un compartido.

Conclusiones

La conclusión es bastante clara. Lo más importante es dimensionar correctamente nuestro proyecto, de modo que elijamos el tipo de alojamiento que más se adecue a nuestro caso. A partir de ahí, la recomendación es elegir un proveedor contrastado y conocido, ya que nos dará más confianza, seguridad y continuidad en el tiempo. Muchas empresas de hosting pequeñas que están empezando ofrecen sus servicios a muy buen precio, pero hay que saber lo que se está contratando. Si no tienes mucha experiencia, te diría que fueras a por una de las grandes.

Jose Antonio Diaz

Jose Antonio Diaz

Ingeniero superior en informática, especializado en B2B eCommerce y omnicanalidad. Formador en eCommerce en IED. Ayudando a las empresas a vender en Internet desde 2011.
Jose Antonio Diaz
Jose Antonio Diaz
Jose Antonio Diaz
Ingeniero superior en informática, especializado en B2B eCommerce y omnicanalidad. Formador en eCommerce en IED. Ayudando a las empresas a vender en Internet desde 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *